Doctor Monique

Crónicas de la farándula kitsch
 
Ambar... En su habitual recorrido por la ciudad, nuestra combi se detiene ante la luz roja de un semáforo ubicado en una de las sucias esquinas de la céntrica Av. Abancay. En el kiosko de al lado, un hombre de mediana edad ojea los titulares del día. Tiene sobrepeso y bigote. Estrena lentes oscuros de imitación. Su camisa blanca, recién planchada, no solo revela un abultado vientre, sino también algunos pequeños remiendos por entre las costuras. Viste un pantalón beige que probablemente cerró con no poco esfuerzo. Muerde un mondadientes, el mismo que sostiene obsesivamente con unos rechonchos deditos enfundados en toscos anillos de metal. Se divierte "cireando" a las empleadas domésticas que han salido a hacer sus compras de última hora. Ninguna le hace caso. Antes que la luz del semáforo cambie a verde, el tipo sube a la combi abriéndose paso a empellones. Algunas señoras le recriminan su prepotencia. Apesta a colonia barata. Se ubica en el último asiento del vehículo, a la vez que lanza un vulgar suspiro. Sonríe, o al menos eso parece. Saca un diario chicha del bolsillo trasero y lo abre en la página central. Los estrafalarios artículos impresos en fondos multicolores iluminan su rostro. No lee los textos, en lugar de eso se deleita viendo inmensos culos de vedettes. Tal vez leerá después, si es que hay ganas. Este blog está pensado precisamente para gente como él... (aunque nunca se sabe, puede que te guste a ti también).
 
 

Patricio Suárez Vértiz - VH1 Antes y Después

... arroz con pato

seco de cabrito

Algunos lectores anónimos de este humilde espacio ex masturbatorio me han hecho llegar recientemente unos comentarios un poco subidos de tono recriminándome de manera airada por un supuesto "tufillo homofóbico" que, según afirman, han detectado en varios de mis posts. No voy a contestar los insultos, pues no es mi estilo enfrascarme en aburridas e inútiles discusiones virtuales. Sólo me referiré a la imputación de homofobia, la cual pienso se trata más bien de un pequeño error de apreciación por parte de estas personas. Si estuvieran ellos en lo cierto, este cochino blog no tendría ni por broma el ambiguo título de "Doctor Monique", ni personalmente recibiría yo con humor y condescendencia los numerosos comentarios en los que se me tilda de maricón, mucho menos trataría con el debido respeto y consideración a figuras de la talla de Jimmy Santi, Naamín Timoyco, Jaime Bayly, Alex Otiniano, Juan Carlos Ferrando, Bruno Ascenzo, Brunito Pinasco, Paco Ferrer, entre otros reconocidos personajes del ambiente gay lorcho. Aprovecho el tema para dejar en claro que, separando por completo el asunto de su orientación sexual, el único homosexual merecedor de nuestro entero desprecio, repudio y rechazo es el pseudocómico Carlos Alvarez, una pobre sanguijuela exageradamente sobrevalorada (muchos han tenido el atrevimiento de llamarlo "genio") a quien nos hemos referido antes en justos y cabales términos (entre ellos rosquete, cacanero y cobarde mostacero), razón de la incomprensible indignación epistolar de estos consternados sujetos. Los motivos de este encono los detallaremos muy pronto en un afectuoso post en donde le haremos recordar al imitador de cuarta su servil, vergonzoso y rastrero pasado fujimontesinista. Pero en fin, esa es otra historia y no viene al caso ahondar más en ello, al menos por ahora.

Como muestra de mi buena fe, dedico el presente post a un exponente de vuestro respetable gremio. Al mejor estilo del segmento "Antes y Después" del canal musical VH1, les traigo un especial de Patricio Suárez-Vértiz que espero sea de su entero agrado. Sin otro particular y deseándoles el mayor de los éxitos, se despide atentamente de ustedes,
El Doctor Monique.

Antes. Año 1996. Patricio Suárez-Vertiz y Sra. cantando "Disco Bar", megaéxito de 1995 que traspasó los muros del Splash, del Perseo y del decadente Swing de Petit Thouars para colarse en el no menos trajinado set de Trampolín a la Fama, haciendo bailar contra todo pronóstico al mismísimo negro Ferrando cuando restaban apenas 3 escasas semanas para el memorable final del Trampolín. No se pierdan este momento kitsch de colección.


Patricio Suárez Vértiz y esposa - "Disco Bar" en Trampolín a la Fama (abril 1996)

Después. Año 2008. No existe mejor demostración de testosterona que imitar a Mick Jagger. Luckyou es la banda que por estos días un autodenominado "Pat" lidera en Miami, una suerte de hija mongólica y contrahecha de los Stones. Con ustedes, un Patricio Suárez-Vértiz más viejo, más guatón, más pelucón, más amanerado y, por qué no decirlo, más pato. Chúpate esa.


"Pat" y su banda Luckyou en fallida imitación de los Stones (agosto 2008)


PS1: Que cague de la risa, el batero no solo se parece sino que es igualito al huevón de "Cevichito" Bertini.
PS2: No, ese que sale en la foto de allá arriba no soy yo.

Links de Interés:
  • Luckyou - MySpace


  • Posts Relacionados:
  • El día en que Monique Pardo conoció a Mick Jagger

  • Monique Pardo: Caramelo (video oficial - Juan Carlos Ferrando Producciones)

  • video patricio+suarez+vertiz disco+bar gay ambiente trampolin+a+la+fama augusto+ferrando patricio+suarez luckyou miami



    19 comentarios


    Escribe lo que quieras...

    Publicar un comentario