Doctor Monique

Crónicas de la farándula kitsch
 
Ambar... En su habitual recorrido por la ciudad, nuestra combi se detiene ante la luz roja de un semáforo ubicado en una de las sucias esquinas de la céntrica Av. Abancay. En el kiosko de al lado, un hombre de mediana edad ojea los titulares del día. Tiene sobrepeso y bigote. Estrena lentes oscuros de imitación. Su camisa blanca, recién planchada, no solo revela un abultado vientre, sino también algunos pequeños remiendos por entre las costuras. Viste un pantalón beige que probablemente cerró con no poco esfuerzo. Muerde un mondadientes, el mismo que sostiene obsesivamente con unos rechonchos deditos enfundados en toscos anillos de metal. Se divierte "cireando" a las empleadas domésticas que han salido a hacer sus compras de última hora. Ninguna le hace caso. Antes que la luz del semáforo cambie a verde, el tipo sube a la combi abriéndose paso a empellones. Algunas señoras le recriminan su prepotencia. Apesta a colonia barata. Se ubica en el último asiento del vehículo, a la vez que lanza un vulgar suspiro. Sonríe, o al menos eso parece. Saca un diario chicha del bolsillo trasero y lo abre en la página central. Los estrafalarios artículos impresos en fondos multicolores iluminan su rostro. No lee los textos, en lugar de eso se deleita viendo inmensos culos de vedettes. Tal vez leerá después, si es que hay ganas. Este blog está pensado precisamente para gente como él... (aunque nunca se sabe, puede que te guste a ti también).
 
 

Video de "Popeye" en La Franja Electoral

... place commercial here: Delirium (sin Tremens) en Ley Seca

El pasado jueves 16 de noviembre me encontraba sentado frente al televisor, puntual, a las 9:00 de la noche, esperando con entusiasmo el inicio del primer capítulo de La Gran Sangre 3. Creo estar seguro que el incidente empezó al cabo de media hora, luego de que la transmisión de la serie se viera interrumpida intempestivamente por un aviso de color negro que anunciaba a la siempre oportuna Franja Electoral. Los 60 segundos que siguieron a continuación forman en mi memoria una especie de nebulosa. Han pasado ya varios días, y hasta hace unos momentos no conseguía una explicación convincente que pudiera sustentar tan fantástico fenómeno. Un par de amigos psicólogos, a quienes consulté el fin de semana, coincidieron en que mi extraña e inquitante experiencia podría encajar dentro de los parámetros de lo que se conoce comunmente como el mal sueño de un fumador de opio. Yo, la verdad, lo dudaba mucho. Estaba seguro de que los tiros iban por otro lado. La conclusión a la que pude llegar es que, muy de vez en cuando, la mente nos juega malas pasadas (o como tendría a bien refutarme el doctor Mario Poggi en sus usuales términos futbolísticos: "la mente nos pasa malas jugadas, aaaah". Ver el post del mes de marzo Una Velada con Poggi). El caso es que recuerdo haber despertado de aquel singular trance después de haber nadado en medio de una espesa neblina, y entre todo aquello, haber ¿soñado? hermosas imágenes que aludían a un maravilloso comercial perdido en el tiempo y en el espacio. Posiblemente se trataban de ocultos recuerdos televisivos que la memoria y los años me habían robado. Caí en la cuenta de que, en ese breve lapso de 60 segundos, había sido yo totalmente poseído por un flashback vivencial y real, y que en medio de la niebla (púrpura) mi mente traicionera me había transportado exactamente 20 años hacia el pasado, cuando niño, situándome en la misma escena, sentado delante de un televisor, pero en épocas de una insipiente tecnología, trajes de espuma, carencia creativa, miseria humana y ridículas imitaciones de muñecos de Popeye. La experiencia fue increíble. Probablemente había vuelto a presenciar de forma vívida un comercial improvisado y austero que de seguro había visto en aquella campaña municipal de 1986, muy acorde con la desastroza y desgraciada época que vivía el país, propaganda que inexplicablemente se había quedado en mi subconsciente todos estos años, y que un par de décadas más tarde se había manifestado de manera repentina estallando de golpe en mi cabeza.
Sólo esperaba no haber perdido la razón.

No dormí muy bien anoche. Había algo que no encajaba del todo.
Recién hace un rato pude descubrir el motivo de tanta (in)tranquilidad: la visión que tuve no se trató de un flashback ni de un delirio...

Carajo, esa propaganda municipal fue grabada y transmitida en pleno año 2006! ¡No estoy loco!... ¡¡Fue real!!


A continuación, EL COMERCIAL QUE HA HECHO HISTORIA EN LA TELEVISION PERUANA, DIGNO DEL PREMIO 17.65% A LA CREATIVIDAD, AL DESPLIEGUE TECNICO Y A LA PUESTA EN ESCENA (así, en mayúsculas)...

PS: No entiendo cómo este tipo no salió elegido. Si yo viviese en El Callao sin duda habría votado por él. Ha demostrado que se pueden hacer maravillas con un presupuesto de 5 soles.

- Cholus Track Electoral. Y si el de arriba es el comercial de mis sueños, este de abajo es el de mis pesadillas...
Carlos Galdós - La Menopáusica (en Ley Seca)

Leer mas...


La foto perdida de Lara Huancayo

... imágenes que no tienen precio

Laura Huarcayo

Antes que todo debo precisar que la foto de aquí arriba no es parte de la infame serie de pics que motivaran aquel escándalo mayúsculo de hace 3 años atrás, extraño caso que involucró chantajes, amenazas, agresiones, denuncias y demás. Lamento informar que ésta pertenece a otra camada, aunque al menos se trata del mismo personaje.
Ok, lo acepto. Algunos ya me dijeron por allí que no se parece demasiado, pero que tal vez, remotamente, y siempre y cuando cambiemos esto y aquello, podría tratarse de ella. Dado que es muy probable volver a escuchar las mismas opiniones, estaría en el deber de despejar cualquier tipo de duda argumentando un inicial error de apreciación en el ocasional observador. Hasta allí todo bien, puede suceder que no todos seamos buenos fisonomistas, no hay por qué sentirse mal, suele pasar. Incluso si comparamos a la Magaly Medina de hoy en día con la de hace 15 años atrás puede que las distingamos como dos entes extraterrestres totalmente diferentes entre sí. Ahora bien, hay otros, bastante más incrédulos, quienes me dijeron que la chica de la foto no se parece absolutamente en nada, y que la imagen de marras no es más que una burda, cochina y malintencionada farsa. Y sí, si yo fuera ustedes tampoco me comería el cuento tan fácilmente. Pero como ese no es el caso, y como ustedes no saben lo que yo sé, paso a responderles, hombres de poca fe.
La foto en cuestión data de finales del año '96, época en que la conductora de "Pye de Limón" (o como escribiría mi pata Berni, 'Pai' de Limón, aunque da lo mismo) todavía no se sometía al mágico bisturí del Doctor Astocóndor, cirujano plástico de la farándula kitsch limeña. ¿Y entonces qué fue lo que vino después?, preguntarán los más despistados. Pues nariz, mentón, labios, pómulos, orejas, peeling, senos, lipoescultura, glúteos, caderas. Una carnicería total. Por lo menos el renombrado (?) Doctor Astocóndor tuvo el buen tino de chuntarla, aunque solo haya sido en aquella oportunidad, si no recordemos el "añorado antes" y el "fatídico después" de Susy Díaz, quien actualmente, y para el desánimo de sus miles de fans de antaño (no como esos advenedizos y mequetrefes arribistas del club de fans "La Beatita de los Cojones" que más parecen una sarta de quinceañeras ultrajadas), luce una expresión facial similar a la del carismático payasito Bosso, solo que en una versión más perversa y con problemas de tiroides. Bueno, aun así igual la queremos (supongo yo). Nunca te nos mueras, Susy...

Susy Díaz


Pye de Limón - Susy en campaña al municipio de Lima

Leer mas...


Matrix Retardado - una crítica a Matrix Recargado

... recordando a la web verija (parte 1)



Este domingo 5 estrenan Matrix Recargado de los hermanos Washowski a través de la señal abierta (por ATV, a las 7:00pm). Lo sé, valiente huevada. No es que sea precisamente una buena película (sigo pensando que es todo lo contrario), sino que se trata de la primera reseña cinematográfica que escribí para el desaparecido pasquín digital La Web del Team Verija (ver post El triste adiós de la web verija), artículo que publiqué hace más de 3 años con ocasión del estreno mundial de dicha cinta, pero claro está, sin la más mínima pretensión por parte mía, pues muy difícilmente pueda llamársele reseña a toda esa sarta de incongruencias y desvaríos.

Varias personas me han hecho llegar sus inquietudes acerca de La Web del Team Verija, por lo que creo que sería válido incluir en Crónicas de la Farándula Kitsch alguno que otro artículo anteriormente publicado allí que valga la pena compartir. Y como la ocasión se presta, paso a presentarles el primero de ellos...


- Publicado en la edición N°1 de La Web del Team Verija (junio del 2003) -

La sección 'La Cartelera' presenta: Matrix Recargado
Escribe: El Dr. Monique

Título Original: Matrix Reloaded
Año: 2003
Director: Andy y Larry Huachosqui

Matrix Reloaded

Por lo general las segundas partes nunca han sido superiores a las primeras, aunque existen algunas excepciones: El Imperio Contraataca, Batman Regresa, Terminator2, X-Men2, Matrix Recargado... ¿Matrix Recargado?... no, pinga. Recuerdo hace algunos años cuando Giovanni y yo nos metimos a la matiné del cine Romeo de la calle Porta en la época en que todavía no lo habían fumigado, y por 5 soles muy bien invertidos salimos al final de la función no solo perseguidos por un contingente de hambrientas pulgas pisándonos los talones, sino con el pleno convencimiento de haber apreciado un futuro clásico del cine mundial: The Matrix. En aquella ocasión todo transcurría bastante bien hasta que al señor Giovanni se le vino la bajada, algo bastante comprensible luego del tremendo huiro que se había fumado, por lo que estuvo toda la hora final de la película jode y jode para que fuera a la calle a comprarle unos chifles. Por supuesto que lo mandé a la mierda, y a pesar de que me cambié a varios asientos de distancia ni así dejó de pedir sus chifles el muy cabrón amparado en que habían en la sala apenas cinco o seis personas más aparte de nosotros.

Matrix Reloaded

Pero no nos desviemos del tema. Matrix Recargado no es ni la sombra de la original. Un argumento tonto, peleas larguísimas hasta el aburrimiento, diálogos extensos e innecesarios... ni los efectos la salvan. Es más, con toda la huevada, los efectos de la primera Matrix están muy por encima. Mejor hubiera ido a ver esa basura de "Polvo Enamorado", al menos hubiera visto calatita a Gianella Neyra. Allí sí no iban a haber grandes efectos especiales, el único efecto se iba a sentir en el calzoncillo (ay, que calor). Hasta las escenas ridículas se dan lugar dentro de Matrix Recargado como aquella en la que Morpheus se aparece ante el pueblo de Zion como si se tratase del Cristo resucitado, seguido inmediatamente por una dudosa fiesta rave (no dentro de la matriz sino en el mismo Zion!!), que sin lugar a dudas se asemejaba más a una orgía digna de Sodoma y Gomorra (con 'trencito' incluido) o a una pollada en Los Olivos. Otra escena lamentable, y que no vale la pena comentar por respeto a los fans del primer Matrix, es la de la actriz Monica Bellucci, interpretando a Perséfone, tratando en vano de poner en pindinga al Elegido. Uno de los puntos fuertes de la primera Matrix fue su soundtrack: Marilyn Manson, Rob Zombie, Rage Against The Machine, Deftones. Si bien la banda sonora de Matrix Recargado incluye otra vez a estas mismas bandas, las versiones distan mucho de igualar a la calidad de las canciones del soundtrack anterior. Incluso la canción principal 'Sleeping Awake', a cargo de P.O.D. es tan decepcionante como la película. Es una pena que los principales responsables de este mamotreto sean precisamente los mismos artífices de la primera parte: los hermanos Huachosqui (que con ese nombrecito fácil pudieron haber pasado piola dirigiendo ese chasco del cine nacional llamado 'Gregorio'... shit, ese es el grupo Chasqui). En fin, vuelcos en una trama absurda, harta bala y puñete, más kung-fu y saltitos en slow motion, diálogos a paso de tortuga y un constante uso y abuso de efectos computarizados hacen de Matrix Recargado una de las películas más prescindibles de la temporada. ¿Mi calificación? Tarjetita roja, por supuesto, como el pato Servat.

Leer mas...