Doctor Monique

Crónicas de la farándula kitsch
 
Ambar... En su habitual recorrido por la ciudad, nuestra combi se detiene ante la luz roja de un semáforo ubicado en una de las sucias esquinas de la céntrica Av. Abancay. En el kiosko de al lado, un hombre de mediana edad ojea los titulares del día. Tiene sobrepeso y bigote. Estrena lentes oscuros de imitación. Su camisa blanca, recién planchada, no solo revela un abultado vientre, sino también algunos pequeños remiendos por entre las costuras. Viste un pantalón beige que probablemente cerró con no poco esfuerzo. Muerde un mondadientes, el mismo que sostiene obsesivamente con unos rechonchos deditos enfundados en toscos anillos de metal. Se divierte "cireando" a las empleadas domésticas que han salido a hacer sus compras de última hora. Ninguna le hace caso. Antes que la luz del semáforo cambie a verde, el tipo sube a la combi abriéndose paso a empellones. Algunas señoras le recriminan su prepotencia. Apesta a colonia barata. Se ubica en el último asiento del vehículo, a la vez que lanza un vulgar suspiro. Sonríe, o al menos eso parece. Saca un diario chicha del bolsillo trasero y lo abre en la página central. Los estrafalarios artículos impresos en fondos multicolores iluminan su rostro. No lee los textos, en lugar de eso se deleita viendo inmensos culos de vedettes. Tal vez leerá después, si es que hay ganas. Este blog está pensado precisamente para gente como él... (aunque nunca se sabe, puede que te guste a ti también).
 
 

Sin Cities, Family Business y Playboyz - la trilogía de la cruciFXión rosa

... FXXX, loqueelhombreve



Chancho por liebre. No se podría llamar de otra manera a la tamaña estafa perpetrada por los cabrones de Telefónica a los sufridos usuarios del paquete Premium de Cable Mágico. Hace algunos meses recibimos con mucho pesar la noticia de la cancelación de los canales de calatas Blue y Private/Gold, arbitraria decisión por parte de Telefónica que conllevó a los peruanos a olvidarnos del siempre sano y entretenido porno duro televisado. Fue tal vez por eso que, a manera de compensación, Cable Mágico haya incluido, dentro de su renovado paquete standard, un canal argentino derivado de la FOX dirigido específicamente al público masculino: FX, bajo el poco acertado slogan de "loqueelhombreve".
Es muy probable que de un tiempo a esta parte dicha señal haya llamado la atención de la teleaudiencia pajeril medianochera limeña (entre la cual me incluyo), por lo que no sería de sorprender que la programación noctámbula de FX esté batiendo records de sintonía por estas épocas de invierno.

A continuación, los tres reality shows que conforman la programación para adultos del canal FX, también conocido como el infame bloque FXXX, transmitido de lunes a viernes a partir de las 00.00 horas (hora peruana). Escribe: el Doctor Monique.

Sexus - Family Business
Seymore ButtsSeymore Butts es un actor y director de películas para adultos cuya experiencia y fama en el negocio lo han convertido en un ícono de culto. Es el jefe de una maquinaria que mueve millones, el sumo pontífice de una productora fílmica que se especializa tanto en las penetraciones anales como en las solicitadas chicas squirters (conocidas también como eyaculadoras femeninas). Dice ser el creador del "gonzo-porno", en donde el artífice y director de la cinta, cámara en mano mediante, es también el actor protagonista. Su nombre real es Adam Glasser, víctima de la llamada "crisis de los 40", pornógrafo a tiempo completo y machucante oficial de la actriz porno Mari Possa, una chola-power salvadoreña que empezó en el escalafón como recepcionista de Seymore Butts INC., desempeñando también las tareas de maquilladora y asistente antes de dar el gran salto al ring de las cuatro perillas. Actualmente lidera, a mucha honra, el respetable status de top actress en los filmes de Butts, hecho que ha multiplicado sus bonos por mil. Y es que, salvando distancias, Mari Possa es para Seymore Butts lo que Susy Díaz es para Leonidas Zegarra. Una musa inspiradora, una especie de catalizadora de la genialidad artística contenida en el realizador.
Referirse al entorno familiar de Seymore es caso aparte. Su respetable señora madre (Lila, también conocida como la mami) co-administra el negocio familiar a la vez que continúa en su incansable búsqueda por una nuera moderadamente decente. Su necesidad por seguir manteniéndose joven la forzó a someterse a innumerables cirugías de lifting facial, provocando que la piel de su rostro quede con un aspecto muy similar al pellejo de un chivo beneficiado. Debe ser por eso que la cámara no le enfoca muy seguido la cara. Otro miembro de este extraño circo es el primo Stevie, un viejo arrimado que se dedica, entre otras actividades poco afectas a la ley, a gorrearle unos cuantos dólares al buen Seymore, meterle la mano a las actrices y a figuretear en 2 de cada 3 tomas; aunque, según él, dice chambear en las tareas de logística y post-producción. Quizás la única que le crea ese cuento es la momia que embalsama en su casa, la misma a la que llama, con mirada baja, esposa. Este cabrón, haciendo gran gala de su oportunismo y figuretismo, aprovechó la repercusión del reality-show para lanzar por todo lo alto su website CousinStevie (www.cousinstevie.com). Ahora dice ser una estrella. Para terminar con el recuento, tenemos al pequeño Brady, hijo de Mr. Butts con la también actriz porno Taylor Hayes, y con quien a su vez comparte la crianza del niño en un régimen de visitas estrictamente restringidas. Por cierto, a sus 10 años, Brady aún no sabe a qué se dedican papá y mamá.
Esa es a grandes rasgos la premisa de "Family Business", un entretenido reality-show acerca del submundo porno y de los avatares de sus realizadores. Aquí no hay actores, los actores y actrices porno que intervienen son simplemente el decorado y el relleno, los extras de un show que los utiliza sólo a manera de pretexto; en este programa es la gente de detrás de cámaras la que funge de protagonista. Se trata de la historia detrás de la historia, aunque nunca tanto, ya que no es nada nuevo decir que las pornos suelen carecer de línea argumental.
Family Business

Plexus - Playboyz
PlayboyzJoel y JK se promocionan como dos afamados y talentosos DJs del circuito electrónico londinense. Creen tener la fórmula ideal para hacer del televidente el perfecto Playboy. Para ello presentan en su programa, disfrazados a la vieja usanza de los primeros James Bond, productos y artículos indispensables para el aspirante a dandi. Los accesorios primordiales para ser un reputado matador de lobas, el basic equipment del infalible levantador de choclonas. En cada segmento, Joel y JK comentan sobre las grandes ventajas del producto presentado, la supuesta utilidad para el futuro playboy y de cómo estos artículos pueden influir en atraer a sus potenciales "conquistas", para finalmente rematar la reseña con los lugares de compra y el módico precio a tratar. La diferencia con cualquier otro tipo de programa estilo tele-mercado es que los presentadores se valen de un par de calatas para recrear el ambiente. Espigadas modelos que muestran las tetas y el culo para marketear el producto. En mi modesta opinión, este ardid de las calatas no me parece del todo mal, soy de la idea que cada quien se vende como mejor puede. Es válido echar mano de los pocos recursos que uno tiene al alcance, aun si estos no son del todo éticos (ninguna publicidad es mala, salvo la publicidad -escandalosamente- engañosa y la no publicidad). Con toda la huevada, el propósito del programa se pasa de estúpido. Pues más estúpido que el propio formato del show, son los impresentables productos que ofrecen: luces traseras para autos, pinballs (no los electrónicos, sino los de juguete), consolas de DJ, condones de sabores, condones con figuras, mochilas anatómicas, lámparas de mesa de colores chillones, carritos a control remoto, teléfonos de diseños inusuales, pistolas de paintball, llaveros-celulares, agendas de papel reciclado, monociclos, triciclos y patinetas, futbolines, binoculares. Cuando vi el programa caí en la cuenta de que la verdadera intención de estos tipos era venderle a uno el manual del perfecto idiota. Me pregunto yo, y siguiendo premisa de los presentadores y del programa, ¿a qué mujer en su sano juicio podría resultarle interesante (o excitante) ver a un manganzón jugando fulbito de mano, pinball o paintball? Sin desmerecer a nadie, al único sector de la tele-audiencia al que le podría resultar medianamente atractivo un bodrio como este es al público comprendido entre los 12 y 15 años, púberes/adolescentes masculinos en etapa pre-pajeril, aunque a esa edad ya se es lo suficientemente inteligente y capaz como para no dejarse embaucar por un par de imbéciles como estos. Con consejos como los que Joel y JK dan, lo más probable es que a la única persona que logres enamorar/romperle el corazón (en toda tu puta vida, quizás) es al amiguito que invitas a tu cuarto a jugar unas pichangas de Winning Eleven 10. Por eso no sería de sorprender que este par de deficientes mentales sean pareja en la vida real.

Nexus - Sin Cities
Ashley HamesNo pocos envidiarían su trabajo. A Ashley Hames le pagan por viajar alrededor del planeta y darse la gran vida. Porta una cámara casera en la mano mientras registra, entre demenciales juergas y otras hierbas, ese sexo bizarro, oculto y prohibido de la sociedad de primer mundo. Tal vez muchos lo vean como una suerte de "Jackass" versión porno, un programa totalmente descartable, ridículo, y hasta sin sentido, pero lo cierto es que hablar de "Sin Cities" es referirse, por lo variado e inusual del contenido, al programa más interesante de esta terna reality-erótica. Londres, Berlín, París, Madrid, Viena, Amsterdam, Sidney, Buenos Aires, Chicago, Montreal y Johannesburgo son sólo una pequeña parte del itinerario de este tipo con pinta de nerd que retrata la particular vida sexual de algunos de los más estrafalarios habitantes cosmopolitas. Un desfile de sadomasoquistas, fetichistas, vouyeristas, exhibicionistas y swingers conforman la mitad del plato principal del programa, sin contar la galería de enfermos y desviados sexuales, unos más arrebatados que otros, con los que el presentador suele toparse de vez en cuando y a los que tiende a manejar con un particular sentido del humor. Pero Ashley Hames no sólo se limita a ser un mero observador y narrador de los hechos. En lo posible, tratará él mismo de inducir y provocar las situaciones (aunque por lo general pierda el control de las mismas), al punto de convertirse, en su afán demostrativo, en una suerte de conejillo de indias ante la cámara. Gonzo-periodismo en su estado más puro y primitivo. Es allí donde se supone reside el aspecto cómico del reality show. En su idea de retratarse como el gran idiota de la noche, Ash se expone a innumerables vejaciones, torturas sadomasoquistas y singulares humillaciones, aunque generalmente, lo grotescas y degradantes que puedan resultar algunas de estas escenas (sobre todo para el más conservador de los espectadores), terminan siendo, de alguna manera, suavizadas con el fino humor del presentador. Sin Cities incluye además una sección llamada "Ash-Cam", en donde Ashley entra al ruedo para hacer vida nocturna por la ciudad de paso, pero esta vez en solitario, sosteniendo a la volada una cámara y sin la asistencia de su equipo de producción. Su objetivo en este segmento es salir a recorrer las calles para levantarse, previos 3 litros de alcohol en la sangre, a la primera chica que se le cruce por su camino, convencerla por todos los medios de llevarla a un hotel y tentar redondear la noche obteniendo sexo salvaje con ella. De más está decir que en el 99.99% de las veces, sus sanas (aunque desesperadas) intenciones acaban en los más rotundos y vergonzosos fracasos que jamás se hayan visto por televisión...
Sin Cities fue transmitido originalmente por el canal inglés Bravo, alcanzando gran repercusión a nivel mundial a través de sus 3 temporadas de éxito.
Sin Cities


PS1: Por si la gente después se pone reclamona... Estos programas datan del 2003 aproximadamente, a excepción de Family Business que continúa en producción hasta la fecha (el episodio final de la cuarta temporada fue transmitido en USA el pasado 30 de junio). Lamentablemente recién tengo oportunidad de hablar estos reality-shows debido a que todo llega al Perú con varios años de retraso.

PS2: Existe un 4to. programa del bloque FXXX: G-String Divas, que trata sobre las desventuras de un grupo de streaptiseras suburbanas, pero dado que este programa ya había sido transmitido anteriormente a través de la señal de HBO, y dado que también me descuadra el título de la trilogía de la crucifixión rosa de Miller (un sacrilegio que estoy pensando seriamente reconsiderar), me hago por ahora el de la vista gorda y lo dejo de lado para una próxima oportunidad. Ya han sido suficientes pajazos por hoy.



6 comentarios


Escribe lo que quieras...

Publicar un comentario